Crónicas del viaje: Planificación y vuelo

Empiezo una serie de 4 capítulos dividido según la planificación que se hizo junto con el viaje del primer día y las 3 ciudades en las que he estado durante el viaje: Goteborg, Estocolmo y Frankfurt.

1ª parte: Cómo llegar. Viaje día 1

Para llegar a Goteborg en avión de forma económica (y puesto que teníamos que pasar por Frankfurt) se podían hacer dos cosas:

– Mediante Ryanair, hacer Madrid – Alicante y luego Alicante – Goteborg.

– Ir a Frankfurt y luego a Goteborg

1ª opción: es la más barata. Luego, para ir a Frankfurt desde Goteborg se coge otro vuelo de Ryanair y de Frankfurt a Madrid también hay vuelo Ryanair. El precio rondaba los 120 € (si creo no recordar mal) todo el tour junto. Pero este plan se fue a la mierda se descartó porque un amigo tenía examen un día después del vuelo Alicante-Goteborg (del cual sólo hay dos a la semana) y el otro vuelo de Ryanair en la misma semana era muy caro  (él solito eran 150 – 200 €). Postponer más el viaje no era posible: dos amigos tenían que estar el 23 de febrero haciendo cosas. Finalmente, se descartó esta opción.

2ª opción: para ir a Frankfurt se puede ir con Ryanair. El problema era encontrar otro vuelo para ir a Goteborg en un lapso de tiempo razonable. Puesto que Ryanair no va al aeropuerto de Frankfurt Internacional sino al de Hahn, no te queda más alternativa que usar otro vuelo de Ryanair para ir a Goteborg. Eso suponía pasar la noche en Hahn o pasar la noche en la casa de nuestro amigo y volver al día siguiente, pero eso era bastante pasta: unos 28 € sólo en ir y volver del aeropuerto. La opción de dormir en el aeropuerto era muy mugrienta y se desechó de primeras.

Otra opción era quedarse en Frankfurt y luego ir a Goteborg. El problema aquí era cómo volver a Madrid desde Goteborg. Con Ryanair no se puede directamente. Haciendo escala en otras ciudades, no había nada que fuera bastante bueno (o salía muy caro como era el caso Goteborg – Londres y Londres – Madrid; o tenías que pasar la noche en el aeropuerto como era el caso Goteborg – Milán y Milán – Madrid). Todo esto con Ryanair, que era la más económica.

Entonces el amigo que está en Frankfurt nos comentó la posibilidad de viajar con LAN Chile, que hace el trayecto Madrid – Frankfurt por 68 € (billete de ida y vuelta y con suficiente anterioridad). Otra ventaja adicional es que va al aeropuerto internacional y hay más compañías. Visto esto estaba claro que el problema no era ir o volver de Frankfurt, sino Goteborg. Ante esta situación, se optó por ir a Frankfurt, coger un avión para Goteborg, pasar días en Suecia, luego volver a Frankfurt, pasar días en Alemania y ya volver a Madrid.

Había que buscar un vuelo barato desde Frankfurt a Goteborg y que tuviera márgen suficiente con el horario de LAN. Sólo encontré la posibilidad de ir con Scandinavian Airlines (SAS) que tenía una holgura ¿suficiente? entre la llegada del avión de LAN y la salida del avión de SAS. El billete salió por unos 66 €.

Por último para ir de Goteborg a Frankfurt no hubo problemas: Ryanair y 15 €. Sumando todo, alcanza el Tour por unos 150 €. Ligeramente más caro que la primera opción, pero era la única posible (los vuelos de LAN y SAS eran todos los días).

De esta manera, así quedan los vuelos: Madrid – Frankfurt Internacional (LAN), Frankfurt Internacional – Goteborg Landvetter (SAS), Goteborg City Airport – Frankfurt Hahn (Ryanair), Frankfurt Internacional – Madrid (LAN).

Ahora llega lo divertido: el avión de LAN llega a Frankfurt a las 17:55 y el de SAS salía a las 19:40, cerrando la facturación a las 19:00. O sea, se tiene 1 hora y 5 minutos para salir del avión, coger las maletas, ir al mostrador de SAS y facturar. Todo esto en un aeropuerto que no conocíamos.

El día de partida

Por la mañana veo dónde se coge el avión de LAN en Madrid. Una puta mierda prostituta hez fecal: era en la Terminal 4 satélite de Barajas. También vi a donde llegaba en Frankfurt: a la terminal 2. ¿Y de dónde salía el de SAS? De la terminal 1. ¿Cuánto de grande era el aeropuerto Internacional de Frankfurt? Bastante, es uno de los de mayor tráfico. ¿Cuánto tiempo nos supondría?…

El vuelo de LAN, como ya he escrito, se coge en la terminal 4 satélite de Barajas. Esto supone ir a la T4, facturar allí el equipaje y luego coger un trenecito que te lleva a la satélite. Además, LAN está al final de todas las puertas y encima cuando embarcas tienes un pasillo que sale aún más de la terminal. Es decir, está a tomar por el culo ano.

Llegamos a Frankfurt en hora (¡bien!). Ahora, a hacer el transfer lo más rápido posible. Salieron las maletas bastante pronto, pero el capullo de un amigo no cogió su maleta (la cual ya había dado dos vueltas enteras a la cinta) y fuimos de los últimos en irnos de allí. Vale, ya se tienen las maletas, ahora hay que ir a la terminal 1. Para ello, hay que cogerse el Sky Line, que es un tren elevado que te lleva de una terminal a otra. De tiempo vamos razonablemente bien.

En la terminal 1 nos esperaba la sorpresa. Vamos buscando el mostrador de SAS pero sólo hay de Lufthansa. Preguntamos y nos dijeron que la facturación la operaba Lufthansa. Nos disponemos a hacer la facturación cuando la mujer que controla el acceso a la cola nos dice que tenemos que sacar la tarjeta de embarque en la máquina (como el auto check-in online). Ninguno sabía como narices se hacía. Menos mal que una honorable alemana encargada de explicar como se hacía el auto check-in nos echó un cablecillo, aunque al final pusimos la máquina en español y tiramos de nuestra capacidad autodidácta. Además, la alemana estaba flipando, puesto que veía que poníamos 2 apellidos y la cosa funcionaba y eso que nos insistía en que pusieramos nuestro apellido (sólo 1). Es lo que pasa en el resto de Europa: sólo tienen un apellido y no entienden que tengamos 2 los españoles.

Ya con las tarjetas de embarque (el auto check-in sólo vale para darte la tarjeta de embarque y eliges tú el asiento, después tienes que hacer cola para entregar la maleta. Utilidad del auto check-in: nula, al menos para mi) hay que ir a la cola de las maletas. A todo esto la hora se acercaba peligrosamente a las 19 horas. Al primero en facturar le dice la señorita que en 5 minutos comenzaban el embarque. Bueno, desde que empiezan hasta que sale hay tiempo.

Después de entregar todos las maletas llegó el momento de impaciencia: que pedazo de cola había para pasar el control de seguridad. Era enorme. Y los del aeropuerto, unos hijos de puta prostituta porque para los viajeros de clase turista, económica y demás (o sea, la gran mayoría) tenían sólo 3 arcos por los que pasar (anteriormente había dicho que Frankfurt Internacional era grandecito) mientras que la clase business tenía su propio arco (y obviamente sin cola). Me parece un poco ruín esta medida, pero que le vamos a hacer. Una vez pasado todos el control, no llegaba a las 19:30 y nos faltaba lo más importante: comprar alcohol en el duty free, puesto que en Suecia cuesta más o menos el doble por los impuestos que le meten. Con una decisión y celeridad pasmosa, adquirimos un par de botellas cada uno y nos dirigimos corriendo a la puerta, ya que mientras comprábamos el alcohol estaban dándonos avisos. Conseguimos subirnos en el avión a las 19:40.

¡¡¡Menudos hachas!!!

Finalmente llegamos 15 minutos más tarde de lo previsto (21:20) al aeropuerto de Landvetter, en Goteborg.

El siguiente post habrá imágenes, tranquilos.

Anuncios

One Response to Crónicas del viaje: Planificación y vuelo

  1. Babuin says:

    te voy a denunciar por plagio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s