Últimos cambios

Bueno, esta última semana ha traído cambios. En primer lugar, el más que posible cambio de trabajo. Trabajaría en algo de lo que realmente quiero hacer y me quiero dedicar (al menos a día de hoy).  Ambiente joven (la empresa es pequeña y recién nacida), parece que mucha cordialidad y, en general, cosas bastante buenas. Lo malo es lo lejos que está, teniendo que emplear como una hora y 40 minutos en llegar. Habrá que pensar en alguna alternativa a medio plazo para poder dormir más y tener algo de vida los días de entre semana. Cobra fuerza el hecho de independizarme. De hecho, es lo que más me gustaría. A ver si miro un alquiler barato en unos pocos meses.

También, nuevamente, la Ley de Murphy se dedica a tocarme los testículos. Parece que le gusta y me persigue, aprovechando cualquier ocasión por mínima que sea. Ha sido llamar de una oferta y me llama el “futuro” jefe para “hablar de mi incorporación”.  Es decir, pasé de buscar a ser buscado. La estrategia a seguir es acorralar a la Ley de Murphy, así si da un tumbo esté dentro de los límites que quería y al menos vaya hacia el objetivo inicial marcado (que en este caso era cambiar de trabajo).

Por otro lado, coincidiendo con esta búsqueda de trabajo, resulta que es cuando más cómodo estoy en mi actual empresa (por los compañeros, no por el trabajo aunque va mejorando).  Es decir, me va a tocar irme de la empresa cuando realmente haya trabajo y más encariñado esté con la gente (algo normal con el paso del tiempo sin llegar a hartarse de alguien). Nuevamente, Murphy hace de las suyas.

¡Y ha vuelto House! Por fin, desde antes de Semana Santa que no había nada

Por último, destacar que, debido a la perspectiva de cambio de trabajo y escasez de tiempo libre (entre ir y venir más el horario serán como 12 horas, es decir, me quedarán 4 horas para desayunar, cenar, y todo eso entre semana) decidí rápidamente cambiar de ordenador, algo que estaba pensando desde hace menos de 1 año (allá en agosto) pero que estaba receloso, esperando a ganar un dinerito suficiente para gastar y que me quedara un saldo bastante majete. Pero no hay tiempo, por lo que ha sido todo muy rápido.

¿Qué me he comprado? Un AMD, un phenom II X2 555 BE, doble núcleo a 3.2 GHz ¿Por qué lo he hecho? Porque activando el overcloaking de las placas base de AMD más recientes o las opciones de Core Unlocker de las últimas ASUS y Asrock, puedes pasar mágicamente de 2 a 4 núcleos. Esto se debe a que AMD utiliza el mismo proceso de fabricación para sus chips de 4, 3 y 2 núcleos. Si uno de 4 le falla algún núcleo, lo pasa a la gama de 3 o de 2. En otras ocasiones (al parecer, la gran mayoría), para cubrir el mercado de 2 y 3 núcleos simplemente desactiva uno o dos, pero son totalmente funcionales. La opción de core unlocker lo que hace es que activa esos núcleos ocultos (si son válidos y no porque tenga un defecto de fabricación) y pasas de 2 a 3 ó 4 núcleos. Buen truco, si señor. Pero viendo la suerte que tengo, lo más probable es que a mi me falle y me quede con mis dos núcleos o consiga sólo uno extra. De todas formas, me la he jugado: si sale bien obtengo un micro similar al i5 750 por la mitad de precio.

Por lo demás, una torre bastante maja con los botones, usb, etc, arriba para no tener que estar agachándome, placa base ASUS con el Core Unlocker y USB 3.0 (2 puertos, mirando un poco para el futuro) y 4 Gb de RAM. Después tengo que reciclar las partes del ordenador que tengo actualmente.

Y ale, un regalito guay : P (esta es una versión que han hecho espejo horizontal, supongo que para que no se la quiten de YouTube)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s