La desmemoria

Mientras se respira una inusitada tranquilidad por eso de que hayan pactado los dos grandes partidos para la ley Sinde como si nada, como algo natural que ocurre siempre (mientras que para todo lo demás, no se pacta absolutamente nada) y a pesar de las informaciones reveladas sobre las presiones de Obama para que se sacara adelante la ley (cual metrópoli que ordena a la provincia de ultramar) – link -, me gustaría marcar a otros actores del esperpento de este sistema que tenemos montado: los sindicatos.

Principalmente, me pregunto si esta gente cree que me chupo el dedo o tengo la memoria de un pez. No entiendo, simple y llanamente, que aparezcan los líderes de los dos principales sindicatos de este país a principios de enero diciendo que la prolongación de la edad de jubilación sería motivo de huelga general para que, una vez firmada la pantomina del pacto social en el que se establece el retraso de la jubilación a los 67 años, se diga que se ha alcanzado un grandísimo acuerdo con el cual se asegura el futuro de las pensiones. O sea, es todo lo contrario pero ahora mola.

Ejemplo: Comisiones obreras publica en su gaceta sindical de febrero de 2010 -> CCOO rechaza el retraso de la edad de jubilación (link). Luego, se reafirman claramente:

Y, una vez firmado el pacto social, en el cual se establece este retraso, no se sabe cómo pero ya mola (como se ve en la siguiente gaceta sindical) -> Un acuerdo que salvaguarda el Pacto de Toledo y garantiza las pensiones (link). Obviamente, estoy seguro que hay partida presupuestaria de por medio para dejar a los sindicatos bien contentos, porque si no, no lo entiendo. También reconozco que la huelga general del año pasado fue una tontería muy grande, porque los sindicatos han pasado de todo pero tenían que, aunque fuera sólo un día, lucir el cartelito de “Sindicatos care”.

Conclusión: otra mafia más (vale, que podía ya serlo, pero que no se canteen tanto, hombre). Pero concretamente en esto de la desmemoria me recuerda mucho al libro de 1984, donde cambiaban el enemigo al que luchar (y los correspondientes carteles) en la misma plaza donde se estaba dando el mitín y el pueblo, sorprendentemente, no se daba cuenta. Esto es lo mismo, cambian el discurso pasando del retraso de la edad de jubilación a garantía del sistema de pensiones y listo. Increíble, vamos. Cada vez hago menos caso a los boletines que recibo de los sindicatos y, como siempre, dirán que la culpa es de terceros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s