La taifa de Madrid

28 de marzo de 2011 y no sé cuánto me va a costar mañana el abono transporte de la comunidad de Madrid. Ole. Y leyendo los diarios y visitando webs de noticias, vamos, que no vivo en mi mundo. Y todo se debe a esa reticencia exacerbada de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, de no coger los 10 millones de euros que ofrece el ministerio de fomento para abaratar temporalmente el transporte público. Es la única comunidad autonómica que no optó por recibir el dinero. ¿Pero en qué cabeza cabe rechazar esto? Los argumentos en contra dados son totalmente estúpidos, diciendo que prefieren no pagar el IVA. Qué más da, es dinero que entra y yo, como usuario, agradeceré por poco que sea el ahorro.

Esto pasa cuando se está cegado por el electoralismo más visceral y la posición de “No” ante todo porque viene “de los del otro lado”, porque recibir dinero para abaratar el coste de un servicio a los ciudadanos sin efectos colaterales no sé cuándo ha sido malo. Y al final lo sufre el ciudadano de a pie, que no sabe si finalmente tendrá rebaja o no de su abono. En cierto modo tampoco me extraña, después de ver al consejero de transportes (Jose Ignacio Echeverría) afirmar con rotundidad que el metrobús no existe. Debería de dimitir, porque aunque esta gente no use el transporte público (tampoco se lo pido, ya va a reventar), qué menos que sepa de lo que es responsable. Esto demuestra que no tiene ni idea de las funciones que realiza, es realmente lamentable.

Vayan a la empresa privada: pongamos el ejemplo de un hipotético director ejecutivo de una compañía electrónica, que es el responsable de la sección de audio portátil y dijera “Los reproductores de MP3 no existen”. A la mañana siguiente aparece despedido y con justicia: es el responsable de ese producto y qué menos que conozca no sólo de su existencia, que se da por hecho, si no de las cualidades y bonanzas de lo que él es el responsable. Pero claro, en este país lo de dimitir es una idea trasnochada. ¿Honradez? Bah… Mientras, en Alemania dimite un ministro por copiar su tesis doctoral. Aquí con suerte son capaces de copiar el graduado escolar y obviamente no dimitir.

Lo mejor del consejero fue las declaraciones post-NoExistencia: que es que la palabra metrobús le suena antigua. Bueno, qué le vamos a hacer, es la que es. Excusa mala donde las haya. Nuevamente, aún más lamentable. En este caso, lo que es importante es que no se olvide, porque es lo de siempre: burrada monumental, risas del disparate a la vez de “y no dimitirá, ya verás”, paso de los días viendo como se agarra el asiento y llegada del olvido. Lo normal es que lo cesaran, pero se deja tiempo para que, por honor, uno se vaya en vez de que le echen. Nada de nada. Visto lo visto, recomiendo no olvidar.

Pero volviendo al tema de Esperanza, es que recuerdo unas declaraciones de Aznar diciendo que España no se podía permitir las 17 taifas autonómicas. Independientemente de la razón o no de sus declaraciones, está claro que calaron hondo en su partido, sobre todo en su fiel seguidora Esperanza Aguirre (que fue ministra de Educación con Aznar), convirtiendo Madrid en la mayor taifa de todas las que hay, la más rebelde a costa de sacrificar a sus ciudadanos. ¿Alguien da más?

Anuncios

One Response to La taifa de Madrid

  1. Pingback: La taifa de Madrid | rssPais.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s