Madrid – Barcelona: 1st round

Después de lo visto ayer, todo es posible. Ya no sólo uno en que uno de los dos equipos gane al otro, ya que visto lo visto los dos tienen armas (distintas, pero igual de letales) para ganar. Y en esta rivalidad, en este choque de fuerzas entre titanes, un elemento que debería ser neutral puede desestabilizar todo: el árbitro. Mientras en Barcelona se quejan del posible penalti de Casillas a Villa, en Madrid se quejan de la no expulsión de Alves. Una cosa está clara, si pita penalti y aplica el mismo rasero que a Albiol (expulsión justa), debería haber sido roja directa. No lo fue, de hecho ni siquiera amarilla algo que todo el mundo se preguntaba ¿Por qué? Hubiera sido la segunda amarilla y expulsión. ¿Alves perderse la final de copa del rey? Ni en broma.

Por otro lado, el balonazo de Messi a la grada fue inaudito. Aparte de ser amarilla por pérdida de tiempo (la misma amarilla que le sacaron a Van Persie), yo pongo la siguiente situación: qué hubiera pasado si hubiera hecho lo mismo en el Camp Nou Cristiano Ronaldo. Hectolitros de tinta se hubieran vertido para despotricar del jugador y su actitud, mientras que Messi como es la monjita de la caridad, nada de nada.  Y no es la primera vez que Messi hace cositas así.

 Destacar por otro lado el inconmesurable trabajo de Pepe en el medio del campo, elemento no muy sorpresa pero que sí resquebrajó bastante el planteamiento inicial del partido para el Barça. Y después está CR7, que vuelve a ser un desaparecido en combate cuando se trata de un partido de alto nivel (como ya le sucedió en el Man. U en la final de champions que ganó). La afición espera más de un jugador que se autoproclamaba el mejor del mundo y no se cortaba ni un pelo en glorificarse a sí mismo. El dineral gastado por él todavía no lo ha demostrado, en partidos como éste es cuando tiene que demostrar su valía y ser el auténtico crack que la afición espera y el mismo se proclama pero que no demuestra.

Pensando ya en los partidos de Champions, se prevé el partido de ida como fundamental. Cuando el Madrid da un arreón de casta, el público se enchufa y lleva en volandas al equipo y ese es el mayor temor del Barça, el de un Madrid empujado por un Bernabéu histérico capaz de cualquier cosa, como se vió ayer en los últimos minutos del partido cuando el Barça sufría. Esa alianza equipo-afición es la que resulta devastadora, haciendo honor al sobrenombre de Vikingos dado por el periódico británico The Times después de ganar la 5ª copa de Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s