¿España = Grecia + Irlanda?

Mientras el dinero empieza a salir a chorros de España (link) buscando refugio en una deuda alemana que, por primera vez en su historia, la rentabilidad de su bono a 2 años tiene un tipo de interés negativo (link), las palabras “rescate” y “salida del euro” empiezan a ser pan nuestro de cada día.

Como en toda obra, hay varios actores principales: gobierno, UE, Alemania y BCE. Y estos tres últimos se ceban con sus razones del primero. La UE porque tiene que preservar en lo que pueda la zona euro y evitar contagios, Alemania porque está cansada de ser una pagafantas de los países del sur que han hecho mil locuras y el BCE está cansado de que le manden indirectas pidiendo medidas que además no son de su competencia. Lo peor de todo esto es que el gobierno no se entera de nada. Relatemos los acontecimientos.

Ante el escenario “¿Cómo @#€@# pagamos el rescate de Bankia?”, el gobierno piensa en un mecanismo que supone emitir títulos del estado con el respaldo del BCE y de tal forma que incluso se pudieran canjear con dinero líquido en este organismo (link). Obviamente, el BCE dice que no al ver como le pasaban el muerto de semejante manera (link). El escenario  “¿Cómo @#€@# pagamos el rescate de Bankia?” adquiere más incertidumbre y la prima, ante el miedo, siempre sube.

El gobierno, por tanto, empieza a pensar que sean los propios bancos los que vayan al fondo de rescate y no él, pero se encuentra con que la actual normativa comunitaria lo impide y además tampoco agrada, porque sobre los bancos se tendría menos control que sobre los gobiernos (link). El escenario “¿Cómo @#€@# pagamos el rescate de Bankia?” sigue sin resolverse y el gobierno finalmente claudica: va a tener que ir él a los mercados de deuda para buscar financiación.

Pero esta financiación sale por un pico, con una prima disparada ante escándalos y desconciertos, por lo que pide al BCE que intervenga en el mercado para aliviar la presión, idea que no consigue el respaldo del resto de homólogos europeos (link). Además, provoca la ira del BCE (cansado de que le den codazos en plan “enrróllate, tío”), confirmando que no va a comprar más deuda (link) y que cada país tiene que tomar las medidas. A través del LTRO el BCE dió pasta de sobra para comprar deuda pública y se dijo allá por Marzo que ahora “era el turno de los estados el tomar medidas” (link). El gobierno, que parece muy desconectado de Bruselas por un lado y de la función del BCE por otro, vuelve a la carga ayer pidiendo una autoridad fiscal europea (link). Ante todo esto, Merkel empieza a pensar que el rescate a España tiene que hacerse ya (link).

¿Se podía haber hecho peor? En el asunto Bankia, yo creo que no. Primero, por esa determinación de rescatar Bankia a toda costa sin saber con certeza cuánto iba a costar. Primero fueron 7.000 millones, luego 15.000, luego 19.000 y por último 23.500, más de 3 veces lo primero. Y miren las fechas, los 15.000 fueron un día, al siguiente 19.000 y al siguiente de éste 23.500. 3 días, 3 cifras. Y después, porque no se sabía cómo se iba a pagar e ir improvisando sobre la marcha a medida que se decía “No” a cada nuevo plan (párrafos anteriores). Lo curioso es que tanto UE como los mercados/institutos financieros piden rescatar Bankia sin ayuda estatal (link), a través de ampliaciones de capital a lo Unicredit italiana (link) con el descuento que haga falta, con bonos convertibles como hizo el Santander (link), o en general, con la conversión de deuda en acciones (debt to equity swaps). ¿Que la acción se desploma en bolsa? Bueno, ¿y? tener una bolsa artificialmente alcista tampoco tiene sentido.

En cuanto a los palos del BCE sobre la inacción del gobierno también son evidentes. Una cosa es anunciar medidas y otra es tomarlas. Hace una semana y pico que se debatieron las enmiendas de la reforma laboral, una reforma anunciada por Febrero. Son momentos de urgencia, no se puede esperar tanto, sobre todo cuando para modificar la constitución se hizo en dos días, demostrando que si se quiere, se puede.

El problema está, como bien se puede ver en este artículo que recomiendo totalmente leer, en la clase política y el tejemaneje de apaños entre colegas políticos que tienen sillón en empresas privadas, afirmación hecha por funcionarios del FMI cuando evalúan un estado “en problemas”. ¿Se ha hecho o anunciado alguna medida sobre la reestructuración de la Administración? No. Ni se adelgaza ni nada. Y las trabas que está poniendo la política a lo que hay que hacer son evidentes: unos presupuestos generales del estado aprobados tardísimo a la espera de las elecciones andaluzas, un De Guindos que no es vicepresidente para no hacerle el feo a Montoro y situar a uno por encima del otro, más aún cuando De Guindos tiene mucha más mano en Bruselas y ya se ha visto que está siendo fundamental tener un contacto permanente, etc. Simplemente saber que somos el país con mayor número de políticos en cargos públicos ya muestra por dónde van los tiros (link). Esto me lo imaginaba, porque simplemente en cargos de confianza (funcionarios elegidos a dedo) se va un buen pico, más aún con la crisis donde la admón. pública está siendo el refugio de todos estos paletos.

Por otro lado, el FMI prepara un rescate de España aunque lo niegue (link). Lo más seguro es que lo estén haciendo, pero ojo, no porque necesariamente se vaya a ejecutar, sino para estar preparados. Una entidad como el FMI tiene que tener previsto la mayoría de los escenarios, porque cualquier actuación tiene que estar planificada de antemano para no caer en una estúpida improvisación.

 Y es que finalmente  España no va a resultar en ser Grecia, sino una mezcolanza con Irlanda también. De Grecia bebemos esa gigantesca administración pública derrochadora y subvencionista con un déficit aterrador y de Irlanda cogemos la enorme burbuja inmobiliaria. En este otro artículo que también recomiendo leer encarecidamente aparecen toda una ristra de infraestructuras acometidas por la admón. pública en esta década pasada y su más que dudosa rentabilidad, amén de su escaso uso, con una comparativa mano a mano con Alemania. Aunque todo tiene matices y tengo cierta disconformidad en algún punto, en la gran mayoría, a mi juicio, tiene razón.

El tema de la infraestructura en España yo lo veo claro: venimos de una época en la que no había nada (década de los 70) y con los fondos de cohesión se hizo autovías y demás infraestructura necesaria. Hay una generación muy grande que liga infraestructura con bonanza debido a los beneficios que trajo en ese momento, provocando que las obras, sean de lo que sean, se empleen muy a menudo como arma electoral. No se construye por utilidad, sino por inauguración y foto.

Consecuencia de todo esto: ni un político a la cárcel (ni colegas a lo Rato), un país que ha entrado el top 5 de países europeos con mayor presión fiscal (link) y, como bien he podido leer, nadie quiere ayudar a un país donde los escándalos se producen a diario (como el del presidente del CGPJ y sus viajes a Marbella – link -, del presidente del Banco de Valencia y su pensión de 14 millones – link -, Bankia tenía un político por cada 50 empleados – link -, etc etc) y al borde del rescate, que si finalmente se produce supongo que será cuando los evaluadores del ladrillo presenten su informe a finales de este mes de Junio (link) para saber cuánto hay que sanear.

Cuatro últimos tips:

– Mientras no haya un poder judicial lo suficiente fuerte como para poder enviar políticos a la cárcel, España no es viable.

– Estamos en el comienzo de la solución, que es ser conscientes de la totalidad del problema, y esa solución veremos si es con o sin rescate, y que será larga y complicada, con o sin rescate. Eso sí, que nadie se crea que en un par de años volveremos a 2007.

– Si hay salida del Euro, adiós. No es la solución ni mucho menos a nuestros problemas, porque el verdadero problema es que el Estado gasta mucho más de lo que ingresa, sea en euros o en pesetas, y teniendo en cuenta que salimos perdiendo en nuestra balanza comercial con el exterior, apaga y vámonos: ¿cuánto costaría un barril de petróleo sin el paragüas del Euro/Alemania?

– Ahora que se está anunciando en los medios, ¿compraría ud. letras del tesoro de España? A partir de 1.000 euros.

Anuncios

No es sólo crisis económica

Sería muy fácil, por no decir demagógico, decir que también existen otro tipo de crisis basándonos en hechos como la emisión de Gran Hermano o el increíble número de fieles televidentes que tiene Belén Esteban, por citar dos ejemplos rápidos. Hay dos grandes males intrínsecos a la sociedad española que están saliendo a la luz con la crisis económica, ya existían pero no dolían tanto, y que son totalmente inaceptables independientemente de la época en la que se esté: no enfrentarse a los problemas porque se arreglan solos con el tiempo y la negación a asumir responsabilidades de los propios actos.

No te preocupes, ya se resolverá.

Recordemos que la crisis económica empezó en 2008. Estamos en 2012 y por ejemplo:

  • El paro sigue creciendo
  • Los bancos siguen sin limpiar sus balances
  • Los pisos no han bajado lo que tenían que bajar

Las medidas para intentar atajar estos problemas han sido parches temporales porque mejoraría la situación en el futuro. Y ya van 4 años y mi sensación es que hemos vuelto a la casilla de salida, No se toman decisiones definitivas, firmes y todo va encauzado a “y volveremos a 2007”. Ejemplo más claro: el infame PlanE. Contratación por parte estatal de gran parte del sector del ladrillo “mientras se recuperaba el sector”. ¿Qué esperaban, que se volviera a unos niveles de burbuja? Es eso, mágicamente la construcción se recuperará con igual fuerza y el estado sólo tiene que cargar con el muerto de manera temporal. Otra medida: subida del IRPF sólo para 2012 y 2013. Y si al final de 2013 la cosa no ha mejorado, ¿qué hacemos en 2014?

No hay medidas definitivas que vayan a atajar el problema de raíz y las que se aventuran en estos campos tampoco se revelan como firmes. Fíjense, en 3 meses se han cambiado los requerimientos de aprovisionamiento a los bancos. La primera reforma financiera sólo duró 3 meses, ni siquiera un año, y la actual también dista de ser una medida definitiva para resolver el problema.

Los precios de la vivienda siguen artificialmente mantenidos, cuesta creer que sólo haya bajado un 22% el precio de la vivienda mientras que en Miami se desplomasen un 75% (la casa de Beyoncé – link) o en Irlanda un 43% (link), más aún cuando en España sabemos perfectamente que existen urbanizaciones fantasmas (link) y FCC vendió la torre Picasso por el 50% de su valor en 2007 (link). El problema es que todavía se cree que los precios de las viviendas podrán subir al menos a los niveles de 2007, cosa que he llegado a leer a principios de la crisis.

Dejamos a la buena de Dios nuestros problemas pero con la certeza de que se resolverán para bien, supongo que será porque alguien ya los arreglará (¿papi Estado? ¿Alemania?) por nosotros.

 La culpa es de…

Asumir nuestras responsabilidades nos aterra. Alguien tuvo la culpa, nosotros no hicimos nada malo. Nos creemos dioses infalibles y cuando la evidencia nos borra el halo divino recurrimos a echar balones fuera para mantener nuestra deidad. Equivocarse es algo normal, hay que asumir que no somos infalibles 100%. Otra cosa es no aprender de las equivocaciones, ojo, porque la reiteración si que debería ser “sancionable”. Y digo equivocarse, que es distinto a actuar de mala fe, pero en ambas situaciones hay que ser responsables de nuestros actos y no recurrir a chivos expiatorios. Se puede ver fácil con tres ejemplos de esta misma semana (3 en una semana, ole) que acaba:

  • Artur Mas anuncia que necesitará que el gobierno central le ayude con los gastos. Debe ser que no contaba con la extra de junio a los funcionarios en su presupuesto para Junio. En consecuencia, la prima de riesgo sube (si una de tus regiones motor pide ayuda, parece normal pensar que la situación esté peor de lo que se esperaba). La prensa recoge la noticia como “Cataluña y Grecia disparan la prima de riesgo” (link) ¿Qué pinta Grecia aquí?
  • El déficit de 2011 vuelve a modificarse por las facturas “en el cajón” de 3 comunidades autonómicas, entre ellas la Comunidad de Madrid cuya presidenta Esperanza Aguirre hacía alarde de la situación económica de la región en la que gobierna. No se ha dado ninguna explicación al respecto de carácter oficial (de hecho, el twitter de Percival Manglano se quedó mudó después de aparecer la noticia a pesar de ser él bastante prolífico en esa red) y, de la entrevista que Carlos Herrera hizo a Esperanza Aguirre, sólo ha trascendido que no hay que pitar al himno. Otra forma de no asumir responsabilidades, claramente, vía cortina de humo.
  • Bankia tiene que ser nacionalizada para evitar su quiebra (llamemos a las cosas como son) y tiene pinta de que ninguno de sus responsables (qué menos que Rato, Blesa y Olivas, por no decir toda esta tropa también) se someterán a procesos judiciales. Paradójicamente, esta semana Díaz Ferrán ha sido inhabilitado por la quiebra de su empresa Seguros Mercurio (link). Pero el caso de Bankia es distinto, ellos no hicieron nada malo, la culpa es de la gente que decía que el ladrillo siempre sube. En este artículo aparecen todos los involucrados en el caso Bankia y es que no se escapa ni Dios: el PP (elemental, querido Watson), el PSOE (que ni supervisó ni tomó medidas contra la burbuja estando ellos en el gobierno), los sindicatos (con sus representantes en los consejos de administración chupando) y la CEOE (Díaz Ferrán tuvo sillón en Bankia que aprovechó para chupar de crédito fácil). Finalmente he entendido el por qué no hay proceso judicial a Bankia: para qué emplear recursos públicos si el gobierno luego intervendrá, indultando por ejemplo.

 Y así estamos, con nuestras vergüenzas al aire por el vendaval económico en el que vivimos, pero ojo, que no creadas por el vendaval. Al final, ambos problemas son producto de una falta de madurez clara, de tener un subconsciente pueril todavía latente donde papá me arregla el pinchazo de la bici o el hijo del vecino fue quién rompió el jarrón.

Lord of the Gifs

Un break después de tanta tostón económico/financiero/erótico/festivo. ATENCIÓN: 80 MBs en imágenes. Tardará en cargar.

¿Qué le pasa a la prima? Periodistas go home

Menuda semana llevamos de chorradas publicadas por los periódicos acerca de la prima de deuda española. Hay dos vertientes igualmente equivocadas: las que dicen que es por ataques de especuladores y las que dicen que es por los problemas en Grecia y voy a rebatir las dos “tesis” con una única noticia.

Primero de todo, ¿qué es la prima de riesgo? La prima de riesgo es la diferencia entre el interés que tienes que ofrecer para que un inversor compre tu deuda con respecto a un interés de referencia de otro país. Es una mera resta: Prima = A% – B%, siendo B el tipo de interés del país de referencia que, como no podía ser de otra manera, este país es Alemania. La prima se mide sobre el bono a 10 años.

¿Cuándo sube la prima, o sea, esta resta? Pues con 3 casos:1) que seas menos de fiar (A% sube) 2) Que el país de referencia sea más seguro (B% baja y la resta aumenta) 3) Las dos anteriores. ¿Qué ha pasado esta semana? Pues el caso 3.

Por un lado, España vuelve a publicar una reforma del sector financiero 3 meses (y sólo 3 meses) después de hacer la primera reforma, en medio de la tormenta “bankera” de los excelsos Rato Boys. Hay dos fuentes de dudas:

  • La nacionalización como tal no se sabe cuánto va a costar todavía. Deloitte (la auditora) parece que ha sacado unos cuantos agujeros (1 y 2) y el temor está en los que queden por ahí debido a la “cortesía”. ¿Cuánto va a costar al Estado la nacionalización de Bankia? Todavía no se sabe (Punto 1: que seas menos de fiar => sabes que vas a gastarte dinero pero no sabes cuánto: chungo)
  • La valoración de los activos inmobiliarios se va a realizar por dos valoradores independientes (link). Si sus cifras no cuadran, ¿con cuál nos quedamos? Sólo hay una valoración posible: a precio real de mercado, es decir, lo que te darían por él si lo pusieras a la venta. Como bien dice un amigo mío “es muy fácil decir mi coche vale… pero luego encuentra alguien que te pague lo que dices que vale” El problema de esto es que podrían salir unos rotos muy hermosos.

Resumiendo, eres menos de fiar. ¿Y qué le pasa a Alemania? Pues que sorprendentemente ha crecido en el primer trimestre del año (link) un 0.5%, superando ampliamente las expectativas (0.1%). Ya tienen el punto 2: el país de referencia se ha vuelto más seguro. Y aquí está la gran noticia desmonta-tesis: Alemania es tan seguro que hoy ha emitido deuda pública y ha marcado el tipo de interés más bajo de su historia (1,47% de interés – link).

Los fondos de inversión que compran deuda pública son los más conservadores y con gran diferencia, están a años luz de lo que se considera un especulador. Cuando compras deuda alemana a un 1.5% de interés en vez de la española que ofrece un 6% de interés por algo será, ¿no creen? Y lo mismo pasa con la deuda de EE.UU., que está en mínimos. ¿Cómo se puede estar comprando deuda alemana al 1.5% cuando el IPC alemán es del 2.1%? Se encarece más el coste de la vida que se revaloriza tu dinero con el bono. Te saldría más rentable (ejemplo simbólico) comprarte una tonelada de hierro, otra de arroz, otra de petróleo, etc y venderlas al año que meter el dinero en el bono. Pero ahí está el factor clave: no es rentabilidad, es seguridad. Alemania te va a devolver tu dinero sí o sí, con plena certeza. Lo que te rente tu dinero es un factor secundario.

Y finalmente, el factor Grecia es la música de fondo, que hace que España llegue a 507 puntos básicos en vez de unos ¿480, por ejemplo? y a Alemania a pagar el mínimo histórico (bajando del 1.77% de la anterior subasta, 30 puntos básicos menos pero con el dato de crecimiento en la mano…). No nos engañemos, con la reforma financiera y sus dos incógnitas hoy somos un país menos fiable que hace una semana. Sacar balones fuera diciendo que la culpa es de Grecia es no querer reconocer nuestros propios problemas. Es ruido ambiental, pero las verdaderas estridencias llegan desde el escenario.

Hazte Bankero

Si usted tiene poco dinero en una cuenta de Bankia, ponga más. Y si no tiene cuenta, abra una. Bankia es, a día de hoy, el banco más seguro para tener sus ahorros. Cuenta con el respaldo, nada más y nada menos, que de España. Todo un país vela por sus ahorros, independientemente de la gestión que se haga de ellos.

Esto también va dedicado a todos aquellos que piden bancos públicos. No ha habido más público que las cajas de ahorros: Caja Madrid & Bancaja (dos borrachos que a ver si juntándose no perdían el equilibrio), Caja Castilla La-Mancha (link), CAM (link), y un largo etcétera de ejemplos de buena gestión. La cuestión no es público o privado, sino buena o mala gestión. Y de momento la realidad ha demostrado que el privado gestiona mejor.  A todo esto, la bolsa, por su parte, sube. Normal: se ha mandado el mensaje que cualquier roto de la banca lo pagará el Estado.

Y es que lo de Bankia se veía venir. A la hora de salir a bolsa, las pasó canutas y tuvo que venir JP Morgan a echar una mano (link) a última hora. Si no llega haber sido por JP, Bankia hubiera suspendido el test de Junio de 2011, y es que ni Dios quería acciones de Bankia (mientras que con Facebook se dan de hostias – link). Pero es que leo la semana pasada que, sobre la bocina, Bankia presenta las cuentas referentes a 2011 no auditadas (link) y paralelamente, que Bankia tiene la mayor exposición al ladrillo (35.000 millones en créditos al sector inmobiliario por 32.000 millones del Santander – link) Estas dos últimas noticias, del 4 de Mayo pasado. La situación es insostenible para Bankia.

Pero viendo el dato anterior, se podía pensar que el Santander está a las puertas de ser rescatada también. Ni mucho menos: los dos grandes bancos tienen cada vez más negocio en el exterior (Latam, USA, etc) lo que además supone mayor margen de maniobra ante problemas. No es el caso de Bankia: sólo está en España y si España va mal, Bankia también va mal. Este es el gran elemento diferenciador entre cajas (o ex-cajas, porque llamar banco a Bankia con un presidente que llegó a dedo entre Esperanza Aguirre y Gallardón me parece que es despreciar a “banco” como negocio privado y cuidado por parte de sus gestores – link) y bancos.

Y este punto, el de Rato, un político haciendo cosillas de economista aficionado (pero cobrando como si de un profesional experimentado se tratase) en la que el FMI le ha dado palos después de irse de allí, ha llegado hasta el punto de tener que decir el gobierno que Bankia necesita una “profesionalización de la cúpula” (link), cosa que me temo que no vaya a suceder, porque ¿quién va a financiar soterramientos de M-30 o ciudades de cultura a lo Valencia?

Rato ha dicho que se va “para que no se entienda que las eventuales ayudas públicas han sido decididas para favorecer a una persona ligada al PP” (link). Pero como se puede ser tan caradura, cuando fue el PP quien te puso ahí… Además, que Bankia propone dar dividendo (link) para que no huyan los accionistas en masa. Surrealista.

Que quiebre Bankia de forma ordenada y controlando el pánico era la opción más sensata (Botín así lo expresó y eso que él se vería afectado de ese pánico – link), pero este rescate sin nacionalización (paradójico, ¿verdad? tener que nacionalizar una empresa pública cuando salió a bolsa hace menos de 1 año…) se presta más a motivos políticos: El gobierno salva a la ex-caja de su partido con cargo al contribuyente. Esto sí que es despilfarro a eliminar y no lo que ocurre en muchas otras partidas en las que se ha recortado. ¿Cómo encajan los 7.000 millones en los Presupuestos Generales del Estado?

En fin, esto es, como vulgarmente se dice, “ser puta y poner la cama”.

MásIVA, si, y másIRPF, y másIBI, …

El viernes 27 de Abril se anuncia un aumento del IVA. Si no fuera porque ya me han subido el IRPF, hasta no me importaría visto la situación (de hecho prefiero IVA  a IRPF porque el IRPF se lo chupan los trabajadores españoles mientras que el IVA se lo chupa todo el mundo incluído empresas extranjeras que contraten servicios o compren productos aquí – link), pero esto ya empieza a ser gris oscuro. El nivel de presión impositivo en España empieza a ser bastante alto y el buen tiempo no me da de comer.

La comparación con Europa es inevitable con sus sueldos mayores aunque siempre existía ese resquicio a la excusa diciendo que se pagaba muchos más impuestos fuera. Con todas estas subidas, la presión fiscal se está igualando y los sueldos están lejos de ser equivalentes -> esto va a estallar de alguna forma desagradable. De hecho, hoy en la tertulia de la radio lo comentaban: la presión fiscal de un asalariado de 100.000 € es similar a la que tendría en Suiza, por ejemplo, y si añadimos que van a poner pagos extras en sanidad y demás, se corre el peligro de que emigren y ojo, que este asalariado en IRPF deja un buen pico a las arcas del Estado (35.353€), suficiente como para pagar el sueldo de un funcionario. Cuidado con apretar de más que llegamos a estrangular y perdemos la vaca.

Pero es que el IVA me ha tocado la moral por doble motivo.

Por un lado, porque ya me han subido el IRPF y otros impuestos y se suponía que el IVA era intocable. En esta entrevista que data del 2 de abril de 2012 (link) Montoro se muestra contrario a la subida del IVA – “Subir el IVA duplicaría la caída de la economía”. No ha pasado ni un mes para ya tener que rectificar (link). Es esa sensación de improvisación la que empieza a doler de manera alarmante. Y la gran pregunta: ¿se rebelará Esperanza Aguirre contra esta nueva subida del IVA? (link) Es que es tan reciente que no da tiempo a olvidar. (Nota: ya ha dicho que si se sube es por necesidad (link) )

Y por otro lado, porque el verdadero despilfarro sigue sin tocarse. Este dato ha sido aplastante: en España hay 446.000 cargos públicos (link) de libre designación (o como se suele decir, elegidos a dedo, no por oposición), 300.000 más que Alemania (67% más!!), que son el doble de población a grosso modo. Teniendo en cuenta que los puestos de libre designación (que por cierto, son todos políticos de carrera) son “gente de confianza” de directores generales y demás altos cargos de la admón. pública (o sea, nombrados por ellos mismos), no tendrán un sueldo pequeño por la proximidad al director general. Estamos hablando que estos 300.000 puestos “porque sí” cuestan a las arcas públicas unos 24.976 millones de euros, unos 25 mil millones de euros. Esto es lo que hay que atacar no con cuchillo, sino con el machete/motosierra/claymore o lo que sea necesario y sin piedad porque ojo, estos son puestos en la admón que no generan beneficio alguno a la sociedad, simplemente aumenta su coste, y de esto se da cuenta los mercados (no nos engañemos, con lo que cobra esa gente sólo pueden ser listos porque los tontos los tenemos como políticos) que ven como se humilla a la sociedad mientras se mantiene los privilegios y chanchullos de la clase política -> peligro de explosión.

 A todo esto: la deuda española sólo estaba siendo comprada por bancos españoles (link), Santander y BBVA han dicho que no van a comprar más por llegar al límite de exposición al riesgo país (link). En Portugal cuando los bancos portugueses dejaron de comprar deuda, a las 3 semanas firmaron el rescate (link) (link) todo ello tras una bajada de rating brusca (link). Qué paralelismo estamos teniendo ahora mismo en España… tal vez sea por eso que se sube el IVA y Merkel anuncia un plan de crecimiento (link) porque si no, España se va al garete.

El político escribano

Ante la pregunta sobre si el desconocimiento de una ley supone estar exento de su cumplimiento la respuesta es clara: no. Pero cuando en España se publica entre los Boletines Oficiales del Estado y de las CC.AA. más de UN MILLÓN de páginas AL AÑO (link), la respuesta no es tan inmediata.

Es tal la cantidad de leyes, reglamentos, normas y demás añadidos (nombramientos, subvenciones, resoluciones, etc.) que realmente se vuelve inabarcable para el ciudadano. Repito, más de un millón de páginas y al año, son mil ‘El Señor de Los Anillos’ publicados anualmente. Aunque la parte normativa sea el 10% del total (o menos, me da igual), salen 100.000 páginas al año. En este país leer está por comprobarse, escribir está ampliamente demostrado.

Los motivos de semejante orgía legislativa provienen de la “cultura empresarial” instalada en los partidos políticos de este país (desconozco el resto de países, pero dudo que tengan estas características). Esta cultura tiene como puntos fuertes:

  • Antagonismo extremo entre partidos. Todo lo que haga el partido A está mal según el partido B y viceversa. Parte de la legislatura de un nuevo gobierno consiste en retocar o retirar leyes aprobadas por el anterior ejecutivo, pudiendo ser cosas tan “nimias” como el aborto (link) o asuntos de mayor trascendencia, como las reformas laborales/educativas, donde la palabra “pacto de Estado” entre todas las fuerzas políticas está dentro de la ficción más inverosímil.
  • Ansia legislativa al llegar al poder. Por cómo están configurados los partidos políticos, es necesario hacer “carrera” dentro del partido durante muchos años para poder llegar a un puesto de relevancia (destacar que es imposible llegar por el talento que uno tenga como no haya estado en el partido el último lustro – por decir una ventana temporal). Pocas excepciones hay (De Guindos o Gabilondo, del anterior gobierno) y su número es siempre reducido porque molesta a los militantes de todas la vida (link). Además, un externo a un partido, por muy competente que sea, queda “adherido” a ese partido y si hay cambio de gobiernos nunca se contará con él, por muy capaz que sea (¿se imaginan en España un gobierno como el alemán donde hay ministros del partido de la oposición? – link). En consecuencia, una vez llegado al poder, el momento soñado desde hace tanto tiempo, hay que aprovechar el tiempo y de qué mejor manera que liberando todo el ímpetu legislativo.
  • Justificación, en algunos casos, de los cargos que se ejercen. Claro ejemplo del anterior Ministerio de la Vivienda y su aportación al saco de leyes y reglamentos con el Código Técnico de Edificación o diversas leyes municipales variopintas (link) (link) para que se haga notar que los ayuntamientos también saben escribir.

¿Y sobre qué se legisla? Sobre todo y sobre nada. Se intenta regular absolutamente todo pero con una vagueza y con tantos recovecos en las leyes (lo complejo suele ser habitual despreciando la sencillez) que éstas expresan más la voluntad del político de turno que una necesidad objetiva de la sociedad, amén de la imperante dualidad ley-trampa. Es como si de reglas de fútbol se tratasen, que se dejan a la libre interpretación del árbitro del encuentro si se aplica o no la norma ante una determinada situación y en qué medida (¿saco amarilla, roja o dejo ventaja?).

Un clarísimo ejemplo de vagueza es la infame Ley Sinde, donde se introduce el término “lucro indirecto”, nunca antes utilizado y cuyo significado plantea muchas cuestiones, principalmente qué es el lucro indirecto (link). Una puerta abierta a que se aplique la ley prácticamente al libre albedrío aduciendo esta causa.

Mientras, la dualidad ley-trampa es el pan nuestro de cada día:

  • Carné por puntos y el programa de cursos de recuperación de puntos. Da igual que seas un peligro para el resto de usuarios de la vía, si tienes dinero tienes puntos (link).
  • Leyes sobre malversación de fondos y similares, donde la pena o fianza es de un máximo de X euros, que se relee como “Te sale rentable ser corrupto cuando la pasta que te lleves sea superior a X euros, que es cuando pagarás la pena/fianza con lo trincado”. Es decir, es un listón a partir del cual tienes que aceptar los chanchullos.
  • La última ley de limitar los pagos en efectivo hasta 2.500€ bajo sanción de un 25% de lo pagado. Teniendo en cuenta que por lo legal va a ser 18% de IVA más el impuesto sobre sociedades que tenga que aplicarse, es cuestión de cogerse la calculadora y ver qué compensa más, si saltarse la ley con el peligro de pagar un 25% o ser legal. Los inspectores de hacienda apuestan por la opción ilegal (link)
  • La actual ley del aborto, en la que un motivo para que sea considerado legal es que exista riesgo de daño psicológico para la madre, lo que supone una evaluación por parte de un tercero para que interprete si existe o no (algo que, a mi juicio, no entra dentro de lo que serían datos puramente objetivos). Habrá casos de libro, pero con los casos dudosos, ¿qué ocurre? (link)

¿Qué hacemos con este tsunami legislativo de paupérrima calidad?