El último experimento loco de Bruselas

El crimen que se acaba de cometer en Chipre no tiene nombre. Atacar directamente a los ahorradores y sus depósitos, el instrumento de ahorro por excelencia y que jurídicamente más protegido está, roza la canallada más rastrera.

Primero: porque se da la paradoja de que, si una entidad bancaria quiebra, el Fondo de Garantía de Depósitos (a nivel europeo) cubre hasta 100.000€, lo que significa que para un chipriota que tenga depósitos prefiere dejar quebrar su banco que aceptar el rescate con la “pérdida” impuesta que conlleva (se acaba de comunicar que estarán exentos los depósitos de menos de 100.000 euros. Parece ser que después de ver la prensa, algo de sentido común ha llegado a Bruselas).

Segundo: porque quien diga que esto es culpa del capitalismo feroz se equivoca, ya me dirán ustedes qué capitalista es violar el derecho a la propiedad. El Estado, de forma indebida, se va a apropiar parte de los bienes de sus ciudadanos. Como bien he leído, todo hurto es inaceptable, y el hurto por parte del Estado mucho más, ya que tiene que ser el garante de seguridad jurídica de un país.

Tercero: atacar a los depósitos bancarios es increíble por muchas razones. Primero, porque si los bancos (o cualquier empresa) quiebra, existe un orden de prelación en la deuda que emite y que aquí se ha saltado a la torera para poner por delante, además, a los depósitos, el instrumento que más se trata de proteger (existiendo como ya he comentado el Fondo de Garantía). No tiene ni pies ni cabeza. Segundo, porque si alguien tiene que perder el dinero son los que han comprado deuda subordinada (dentro de este conjunto están las preferentes, donde típicamente la pérdida en caso de quiebra era del 100% – otra cosa es que la gente que compró preferentes tuviera conocimiento de ello), deuda junior, senior, etc según su garantía; y, si son empresas cotizadas, los accionistas.

No tiene sentido que se proteja al accionista frente al depositante, que además no tiene ningún interés especulativo cuando deposita su dinero. Y está confirmado que a los tenedores de deuda de los banco chipriotas no se les va a imponer una pérdida. Literalmente, es el mundo al revés. ¿Quiénes son estos? Bancos griegos, principalmente, para no agrandarles aún más el propio agujero en el que ya viven y, en segundo lugar, los bancos alemanes. Pero como los bancos alemanes tienen mucha exposición a Grecia, se podría decir que es todo bancos alemanes entre exposición directa e indirecta vía Grecia. En números: 45.000 millones de exposición chipriota, 13.000 millones lo tienen los bancos griegos y 5.000 millones los alemanes (http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-tarde-en-24-horas/tarde-24-horas-economia-24-18-03-13/1724837/ a partir del minuto 15).  Ya saben, el fútbol es 11 contra 11 donde siempre gana Alemania. Y mi gran pregunta: si se hubieran hecho bien las cosas, tanto en Grecia en su momento como en Chipre ahora, ¿dónde estarían los bancos alemanes? ¿Probablemente quebrados por estar hasta las trancas de bonos basuras? Da que pensar, la verdad.

La UE se ha pasado tres pueblos, rompiendo todas las reglas del juego y poniendo a pies de los leones a los más débiles, encima con nocturnidad y aprovechando que hoy lunes era festivo en Chipre, para dejar pasar un día más y que se calmen los ánimos lo máximo posible. Y todo ello porque Chipre está considerado un paraíso fiscal. Es bastante curioso los malabarismos del lenguaje: existen paraísos fiscales pero no infiernos fiscales, al igual que existen Papas “buenos” y no malos, y para que uno exista su opuesto es necesario. Independientemente de si es la puerta a Europa del blanqueo de dinero ruso o no (aquí habría que decir que quien esté libre de pecado tire la primera piedra), está claro que el ciudadano de a pie y el pequeño ahorrador está a años luz de esas políticas. Imponer legislación específica para tapar ese “agujero” en la UE lo hubiera visto lógico o incluso una supervisión total por parte de la UE del sistema bancario, pero se ataca con saña a la población civil. Lo dicho, lo nunca visto. Si esto es el estado del bienestar, de la seguridad jurídica, etc, que traigan ya el estado de las catástrofes bíblicas que me sentiré más seguro.

Y es que últimamente el ataque al ahorro está siendo más salvaje que nunca, parece ser para forzar a la gente a consumir y “mover” la economía, si realmente piensan que eso vaya a ocurrir así. Si luego hay una urgencia en el futuro, eso ya es otro menester y si no tienes dinero, habrá que pedirlo prestado y endeudarse para ello. Y eso si se te concede el crédito. Es la más asentada política del pan para hoy y hambre para mañana, una regla “de oro” que parece que cada vez coge más fuerza en la alta política. Hoy en día, ahorrar está mal visto y cada vez más penalizado (mayores comisiones bancarias, impuestos más altos, rendimientos cada vez menores – qué cabr*nes los del Banco de España – y, en el caso de Chipre ahora, fondo a libre disposición de la fuerza política de turno).

Y adicionalmente, se impone el corralito correspondiente, primer caso en la historia de la UE. No poder tener acceso a lo que es tuyo, como para depositar el dinero en el futuro, vaya precedente se sienta. Y en este panorama, ¿qué hacemos con el dinero, dónde lo metemos? E instintivamente pensamos en que es mejor gastarlo y disfrutarlo que ahorrarlo, volviendo al punto que he comentado anteriormente. Eso de que el dinero es una garantía para hacer frente a incertidumbres futuras (un accidente con el coche y queda éste siniestro, un robo en la vivienda o cualquier eventualidad que suponga un fuerte varapalo al bolsillo) se quiere eliminar y que se quede únicamente como medio de pago generalmente aceptado. Y ya no olvidemos en ahorrar para poder comprar algo más grande, para eso ya está el crédito (que ya me dirán cómo se sostendrá sin ahorro). A todos los políticos, Banco de España, etc. gracias por animarme a escupir en el futuro.

Y, obviamente, no han tardado en decir estos políticos nuestros que el caso chipriota no es extrapolable al nuestro. Por supuesto, nunca un caso es extrapolable al nuestro. España no es Grecia (alto número de funcionarios), España no es Irlanda (¿recuerdan? la burbuja inmobiliaria en Irlanda era porque no tenían un supervisor como el Banco de España, la de aquí sí estaba controlada…) ni tampoco España es Portugal (que aquí nadie hace hincapié, pero se debe a la baja productividad de su economía, cosa que en España tampoco es que seamos líderes). Nunca somos nada pero, ¡oh!, tenemos de todo. Yo personalmente esto me lo huelo: igual que ahora en España hay una devaluación interna que se probó con anterioridad en Letonia, Chipre es el conejillo de indias de la UE. Si sale bien, se llevará a más países de la periferia; si sale mal, es un país de menos de un millón de habitantes y una economía muy pequeña, el riesgo es controlable. Pero sobre todo, siendo las elecciones alemanes a la vuelta de la esquina: ¿no creen que ganaría Merkel si impone esta medida en España, ese país de vagos y holgazanes? Ganaría de calle. Ya ha dicho Merkel que todo se hace por salvar el Euro y visto que en el fondo quien está bastante pillada esa ella y sus bancos alemanes, debe de pensar similar a lo Luis XIV, que el Euro es ella.

Sobre España y la economía

Después de Grecia, va España. Los principales gestores de los hedge funds lo tienen muy claro y el plan que gestaron allá por febrero como reveló el Wall Street Journal (+info aquí sobre la cena). El objetivo no es hundir estos países por ellos mismos, sino el euro. Buscan la paridad con el dólar, para que éste recupere fuerza y valor y de paso ganar una cantidad ingente de dinero. Para hacer esto, lo suyo sería que EE.UU. aumentara la producción, disminuyera el paro, etc. Algo costoso y que no se puede hacer a corto plazo. Entonces, si no puedes fortalecer tu moneda, ¿qué haces? debilitar la competencia. Y aprovechan el cómo está montado el euro: cada país emite su deuda pero no controla su moneda, pues ésta se controla desde Frankfurt, siendo imposible devaluar.

El objetivo son el grupo de países del euro agrupados en las siglas PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España), los más débiles del grupo y en el caso de Italia y España, los que tiene un mayor efecto en la economía comunitaria por el volumen de negocio que hay en ellos. Si España o Italia cae, el euro caerá con fuerza. Pero en vez de tirarse directamente a por uno de estos dos países, se acordó que el primero de todos, por su situación, sería Grecia. Y aquí estamos.

Sorprende que a pesar de aprobar un plan de rescate por parte de la Unión Europea, las bolsas sigan bajando. Sorprende que ayer hubiera ya un rumor de lo que costaría el rescate a España, nada más y nada menos que de ¡280.000 millones de euros!. Hoy esa cifra ya es pasado, sobre todo cuando la comisión europea ha salido al paso desmintiendo rumores (ZP tiene nula credibilidad) y mejorando la perspectiva para España, estimando la reducción de PIB a final de año al 0.4%, en vez del 0.8% que estaba previsto en otoño del año pasado, disminuyendo también el valor del déficit previsto. Sorprende que hoy las bolsas bajen poco pero sea el euro el gran castigado debido a la migración de dinero a los fondos americanos. Realmente no es que sorprenda, es que cuando hay gente que mueve ingentes cantidades de capital capaces de realizar auténticos movimientos catastróficos cuesta entenderlo llanamente.

Uno de los hedge funds metidos es el Soros Fund Management LLC, dirigido por George Soros, el especulador más brillante y exitoso. En el mundo financiero es conocido por el miércoles negro de la bolsa de Londres. Sus movimientos hundieron la bolsa y bajó fuertemente la libra, viéndose el Reino Unido obligado a devaluar su moneda. En un solo día, George Soros ganó con este movimiento 1.000 millones de dólares (en 1992), lo que equivaldría a coger de cada británico 20 dólares. Este hombre actualmente mueve un fondo de 27.000 millones de dólares. Suficientemente grande como para provocar muchos problemas. Pero no está solo, está también Goldman Sachs, noticia estos últimos días por sus supuestas malas artes (tuvo que ser rescatado por el gobierno estadounidense)

Mientras tanto, de puertas para adentro, disminuye el paro (4.1 millones de desempleados) y aumenta los afiliados a la seguridad social, pero aumenta el número de desempleados (4.6 millones) según la encuesta de población activa. Sea como sea (el medio millón de diferencia más o menos me da igual), ZP no está haciendo nada y está dejando ver qué pasa. Me decía un amigo que no podía retocar el contrato laboral porque como era de izquierdas, quedaría mal. Yo le dije que entonces le subiera los impuestos a las rentas más altas. Pero en definitiva, lo importante es que haga algo. Es que no está haciendo nada de nada, el Plan E sólo ha servido para el sector de la automoción. Lo demás ha sido un gasto inútil en ayuntamientos para hacer obras innecesarias. Pero bueno, al menos ZP va a recuperar ese dinero, pues el Plan E se va a tener que declarar como ingreso al declarar la renta ¡bien! si a esto le añades lo de los 400€, está claro que ZP da y luego lo quita. Es inoperante, no se quiere enfrentar ni a sindicatos ni a empresarios. ¿A qué espera para eliminar el ministerio de igualdad, que no vale para nada? Ya ha conseguido sacar Aído su ley del aborto, puede irse ya. Al menos el ministerio de la vivienda tiene la renta básica de emancipación, que algo es algo (aunque creo que no puedo optar a ella)

La reunión de esta mañana, puro humo. Los dos pactos que han llegado son dos tonterías porque:

1) las cajas se fusionarán antes del 30 de junio. Las propias cajas se habían dado esa fecha como límite, un gran pacto.

2) Reforma la ley de cajas, haciéndolas más abiertas, etc etc etc. que me huele a cuerno quemado una burrada.

Pero las cosas gordas, nada de nada. Así no se va a ningún lado. Bueno sí, a la cola del paro.