El último experimento loco de Bruselas

El crimen que se acaba de cometer en Chipre no tiene nombre. Atacar directamente a los ahorradores y sus depósitos, el instrumento de ahorro por excelencia y que jurídicamente más protegido está, roza la canallada más rastrera.

Primero: porque se da la paradoja de que, si una entidad bancaria quiebra, el Fondo de Garantía de Depósitos (a nivel europeo) cubre hasta 100.000€, lo que significa que para un chipriota que tenga depósitos prefiere dejar quebrar su banco que aceptar el rescate con la “pérdida” impuesta que conlleva (se acaba de comunicar que estarán exentos los depósitos de menos de 100.000 euros. Parece ser que después de ver la prensa, algo de sentido común ha llegado a Bruselas).

Segundo: porque quien diga que esto es culpa del capitalismo feroz se equivoca, ya me dirán ustedes qué capitalista es violar el derecho a la propiedad. El Estado, de forma indebida, se va a apropiar parte de los bienes de sus ciudadanos. Como bien he leído, todo hurto es inaceptable, y el hurto por parte del Estado mucho más, ya que tiene que ser el garante de seguridad jurídica de un país.

Tercero: atacar a los depósitos bancarios es increíble por muchas razones. Primero, porque si los bancos (o cualquier empresa) quiebra, existe un orden de prelación en la deuda que emite y que aquí se ha saltado a la torera para poner por delante, además, a los depósitos, el instrumento que más se trata de proteger (existiendo como ya he comentado el Fondo de Garantía). No tiene ni pies ni cabeza. Segundo, porque si alguien tiene que perder el dinero son los que han comprado deuda subordinada (dentro de este conjunto están las preferentes, donde típicamente la pérdida en caso de quiebra era del 100% – otra cosa es que la gente que compró preferentes tuviera conocimiento de ello), deuda junior, senior, etc según su garantía; y, si son empresas cotizadas, los accionistas.

No tiene sentido que se proteja al accionista frente al depositante, que además no tiene ningún interés especulativo cuando deposita su dinero. Y está confirmado que a los tenedores de deuda de los banco chipriotas no se les va a imponer una pérdida. Literalmente, es el mundo al revés. ¿Quiénes son estos? Bancos griegos, principalmente, para no agrandarles aún más el propio agujero en el que ya viven y, en segundo lugar, los bancos alemanes. Pero como los bancos alemanes tienen mucha exposición a Grecia, se podría decir que es todo bancos alemanes entre exposición directa e indirecta vía Grecia. En números: 45.000 millones de exposición chipriota, 13.000 millones lo tienen los bancos griegos y 5.000 millones los alemanes (http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-tarde-en-24-horas/tarde-24-horas-economia-24-18-03-13/1724837/ a partir del minuto 15).  Ya saben, el fútbol es 11 contra 11 donde siempre gana Alemania. Y mi gran pregunta: si se hubieran hecho bien las cosas, tanto en Grecia en su momento como en Chipre ahora, ¿dónde estarían los bancos alemanes? ¿Probablemente quebrados por estar hasta las trancas de bonos basuras? Da que pensar, la verdad.

La UE se ha pasado tres pueblos, rompiendo todas las reglas del juego y poniendo a pies de los leones a los más débiles, encima con nocturnidad y aprovechando que hoy lunes era festivo en Chipre, para dejar pasar un día más y que se calmen los ánimos lo máximo posible. Y todo ello porque Chipre está considerado un paraíso fiscal. Es bastante curioso los malabarismos del lenguaje: existen paraísos fiscales pero no infiernos fiscales, al igual que existen Papas “buenos” y no malos, y para que uno exista su opuesto es necesario. Independientemente de si es la puerta a Europa del blanqueo de dinero ruso o no (aquí habría que decir que quien esté libre de pecado tire la primera piedra), está claro que el ciudadano de a pie y el pequeño ahorrador está a años luz de esas políticas. Imponer legislación específica para tapar ese “agujero” en la UE lo hubiera visto lógico o incluso una supervisión total por parte de la UE del sistema bancario, pero se ataca con saña a la población civil. Lo dicho, lo nunca visto. Si esto es el estado del bienestar, de la seguridad jurídica, etc, que traigan ya el estado de las catástrofes bíblicas que me sentiré más seguro.

Y es que últimamente el ataque al ahorro está siendo más salvaje que nunca, parece ser para forzar a la gente a consumir y “mover” la economía, si realmente piensan que eso vaya a ocurrir así. Si luego hay una urgencia en el futuro, eso ya es otro menester y si no tienes dinero, habrá que pedirlo prestado y endeudarse para ello. Y eso si se te concede el crédito. Es la más asentada política del pan para hoy y hambre para mañana, una regla “de oro” que parece que cada vez coge más fuerza en la alta política. Hoy en día, ahorrar está mal visto y cada vez más penalizado (mayores comisiones bancarias, impuestos más altos, rendimientos cada vez menores – qué cabr*nes los del Banco de España – y, en el caso de Chipre ahora, fondo a libre disposición de la fuerza política de turno).

Y adicionalmente, se impone el corralito correspondiente, primer caso en la historia de la UE. No poder tener acceso a lo que es tuyo, como para depositar el dinero en el futuro, vaya precedente se sienta. Y en este panorama, ¿qué hacemos con el dinero, dónde lo metemos? E instintivamente pensamos en que es mejor gastarlo y disfrutarlo que ahorrarlo, volviendo al punto que he comentado anteriormente. Eso de que el dinero es una garantía para hacer frente a incertidumbres futuras (un accidente con el coche y queda éste siniestro, un robo en la vivienda o cualquier eventualidad que suponga un fuerte varapalo al bolsillo) se quiere eliminar y que se quede únicamente como medio de pago generalmente aceptado. Y ya no olvidemos en ahorrar para poder comprar algo más grande, para eso ya está el crédito (que ya me dirán cómo se sostendrá sin ahorro). A todos los políticos, Banco de España, etc. gracias por animarme a escupir en el futuro.

Y, obviamente, no han tardado en decir estos políticos nuestros que el caso chipriota no es extrapolable al nuestro. Por supuesto, nunca un caso es extrapolable al nuestro. España no es Grecia (alto número de funcionarios), España no es Irlanda (¿recuerdan? la burbuja inmobiliaria en Irlanda era porque no tenían un supervisor como el Banco de España, la de aquí sí estaba controlada…) ni tampoco España es Portugal (que aquí nadie hace hincapié, pero se debe a la baja productividad de su economía, cosa que en España tampoco es que seamos líderes). Nunca somos nada pero, ¡oh!, tenemos de todo. Yo personalmente esto me lo huelo: igual que ahora en España hay una devaluación interna que se probó con anterioridad en Letonia, Chipre es el conejillo de indias de la UE. Si sale bien, se llevará a más países de la periferia; si sale mal, es un país de menos de un millón de habitantes y una economía muy pequeña, el riesgo es controlable. Pero sobre todo, siendo las elecciones alemanes a la vuelta de la esquina: ¿no creen que ganaría Merkel si impone esta medida en España, ese país de vagos y holgazanes? Ganaría de calle. Ya ha dicho Merkel que todo se hace por salvar el Euro y visto que en el fondo quien está bastante pillada esa ella y sus bancos alemanes, debe de pensar similar a lo Luis XIV, que el Euro es ella.

Anuncios

¿España = Grecia + Irlanda?

Mientras el dinero empieza a salir a chorros de España (link) buscando refugio en una deuda alemana que, por primera vez en su historia, la rentabilidad de su bono a 2 años tiene un tipo de interés negativo (link), las palabras “rescate” y “salida del euro” empiezan a ser pan nuestro de cada día.

Como en toda obra, hay varios actores principales: gobierno, UE, Alemania y BCE. Y estos tres últimos se ceban con sus razones del primero. La UE porque tiene que preservar en lo que pueda la zona euro y evitar contagios, Alemania porque está cansada de ser una pagafantas de los países del sur que han hecho mil locuras y el BCE está cansado de que le manden indirectas pidiendo medidas que además no son de su competencia. Lo peor de todo esto es que el gobierno no se entera de nada. Relatemos los acontecimientos.

Ante el escenario “¿Cómo @#€@# pagamos el rescate de Bankia?”, el gobierno piensa en un mecanismo que supone emitir títulos del estado con el respaldo del BCE y de tal forma que incluso se pudieran canjear con dinero líquido en este organismo (link). Obviamente, el BCE dice que no al ver como le pasaban el muerto de semejante manera (link). El escenario  “¿Cómo @#€@# pagamos el rescate de Bankia?” adquiere más incertidumbre y la prima, ante el miedo, siempre sube.

El gobierno, por tanto, empieza a pensar que sean los propios bancos los que vayan al fondo de rescate y no él, pero se encuentra con que la actual normativa comunitaria lo impide y además tampoco agrada, porque sobre los bancos se tendría menos control que sobre los gobiernos (link). El escenario “¿Cómo @#€@# pagamos el rescate de Bankia?” sigue sin resolverse y el gobierno finalmente claudica: va a tener que ir él a los mercados de deuda para buscar financiación.

Pero esta financiación sale por un pico, con una prima disparada ante escándalos y desconciertos, por lo que pide al BCE que intervenga en el mercado para aliviar la presión, idea que no consigue el respaldo del resto de homólogos europeos (link). Además, provoca la ira del BCE (cansado de que le den codazos en plan “enrróllate, tío”), confirmando que no va a comprar más deuda (link) y que cada país tiene que tomar las medidas. A través del LTRO el BCE dió pasta de sobra para comprar deuda pública y se dijo allá por Marzo que ahora “era el turno de los estados el tomar medidas” (link). El gobierno, que parece muy desconectado de Bruselas por un lado y de la función del BCE por otro, vuelve a la carga ayer pidiendo una autoridad fiscal europea (link). Ante todo esto, Merkel empieza a pensar que el rescate a España tiene que hacerse ya (link).

¿Se podía haber hecho peor? En el asunto Bankia, yo creo que no. Primero, por esa determinación de rescatar Bankia a toda costa sin saber con certeza cuánto iba a costar. Primero fueron 7.000 millones, luego 15.000, luego 19.000 y por último 23.500, más de 3 veces lo primero. Y miren las fechas, los 15.000 fueron un día, al siguiente 19.000 y al siguiente de éste 23.500. 3 días, 3 cifras. Y después, porque no se sabía cómo se iba a pagar e ir improvisando sobre la marcha a medida que se decía “No” a cada nuevo plan (párrafos anteriores). Lo curioso es que tanto UE como los mercados/institutos financieros piden rescatar Bankia sin ayuda estatal (link), a través de ampliaciones de capital a lo Unicredit italiana (link) con el descuento que haga falta, con bonos convertibles como hizo el Santander (link), o en general, con la conversión de deuda en acciones (debt to equity swaps). ¿Que la acción se desploma en bolsa? Bueno, ¿y? tener una bolsa artificialmente alcista tampoco tiene sentido.

En cuanto a los palos del BCE sobre la inacción del gobierno también son evidentes. Una cosa es anunciar medidas y otra es tomarlas. Hace una semana y pico que se debatieron las enmiendas de la reforma laboral, una reforma anunciada por Febrero. Son momentos de urgencia, no se puede esperar tanto, sobre todo cuando para modificar la constitución se hizo en dos días, demostrando que si se quiere, se puede.

El problema está, como bien se puede ver en este artículo que recomiendo totalmente leer, en la clase política y el tejemaneje de apaños entre colegas políticos que tienen sillón en empresas privadas, afirmación hecha por funcionarios del FMI cuando evalúan un estado “en problemas”. ¿Se ha hecho o anunciado alguna medida sobre la reestructuración de la Administración? No. Ni se adelgaza ni nada. Y las trabas que está poniendo la política a lo que hay que hacer son evidentes: unos presupuestos generales del estado aprobados tardísimo a la espera de las elecciones andaluzas, un De Guindos que no es vicepresidente para no hacerle el feo a Montoro y situar a uno por encima del otro, más aún cuando De Guindos tiene mucha más mano en Bruselas y ya se ha visto que está siendo fundamental tener un contacto permanente, etc. Simplemente saber que somos el país con mayor número de políticos en cargos públicos ya muestra por dónde van los tiros (link). Esto me lo imaginaba, porque simplemente en cargos de confianza (funcionarios elegidos a dedo) se va un buen pico, más aún con la crisis donde la admón. pública está siendo el refugio de todos estos paletos.

Por otro lado, el FMI prepara un rescate de España aunque lo niegue (link). Lo más seguro es que lo estén haciendo, pero ojo, no porque necesariamente se vaya a ejecutar, sino para estar preparados. Una entidad como el FMI tiene que tener previsto la mayoría de los escenarios, porque cualquier actuación tiene que estar planificada de antemano para no caer en una estúpida improvisación.

 Y es que finalmente  España no va a resultar en ser Grecia, sino una mezcolanza con Irlanda también. De Grecia bebemos esa gigantesca administración pública derrochadora y subvencionista con un déficit aterrador y de Irlanda cogemos la enorme burbuja inmobiliaria. En este otro artículo que también recomiendo leer encarecidamente aparecen toda una ristra de infraestructuras acometidas por la admón. pública en esta década pasada y su más que dudosa rentabilidad, amén de su escaso uso, con una comparativa mano a mano con Alemania. Aunque todo tiene matices y tengo cierta disconformidad en algún punto, en la gran mayoría, a mi juicio, tiene razón.

El tema de la infraestructura en España yo lo veo claro: venimos de una época en la que no había nada (década de los 70) y con los fondos de cohesión se hizo autovías y demás infraestructura necesaria. Hay una generación muy grande que liga infraestructura con bonanza debido a los beneficios que trajo en ese momento, provocando que las obras, sean de lo que sean, se empleen muy a menudo como arma electoral. No se construye por utilidad, sino por inauguración y foto.

Consecuencia de todo esto: ni un político a la cárcel (ni colegas a lo Rato), un país que ha entrado el top 5 de países europeos con mayor presión fiscal (link) y, como bien he podido leer, nadie quiere ayudar a un país donde los escándalos se producen a diario (como el del presidente del CGPJ y sus viajes a Marbella – link -, del presidente del Banco de Valencia y su pensión de 14 millones – link -, Bankia tenía un político por cada 50 empleados – link -, etc etc) y al borde del rescate, que si finalmente se produce supongo que será cuando los evaluadores del ladrillo presenten su informe a finales de este mes de Junio (link) para saber cuánto hay que sanear.

Cuatro últimos tips:

– Mientras no haya un poder judicial lo suficiente fuerte como para poder enviar políticos a la cárcel, España no es viable.

– Estamos en el comienzo de la solución, que es ser conscientes de la totalidad del problema, y esa solución veremos si es con o sin rescate, y que será larga y complicada, con o sin rescate. Eso sí, que nadie se crea que en un par de años volveremos a 2007.

– Si hay salida del Euro, adiós. No es la solución ni mucho menos a nuestros problemas, porque el verdadero problema es que el Estado gasta mucho más de lo que ingresa, sea en euros o en pesetas, y teniendo en cuenta que salimos perdiendo en nuestra balanza comercial con el exterior, apaga y vámonos: ¿cuánto costaría un barril de petróleo sin el paragüas del Euro/Alemania?

– Ahora que se está anunciando en los medios, ¿compraría ud. letras del tesoro de España? A partir de 1.000 euros.